Los pasados días 10 y 11 de marzo se celebró Vilafranca del Penedés un simposio europeo en el marco del proyecto Life «Viñas por Calor» que está desarrollando el Ayuntamiento de Vilafranca conjuntamente con COVIDES, INNOVI y NOU VERD. Participaron representantes de entidades de investigación, de producción y consumo y ciudades vitivinícolas europeas interesadas en la producción de energía mediante la biomasa de los viñedos de Portugal, Italia, Alemania y España. El jueves se abrió el simposio con la presencia del Alcalde de Vilafranca, Pere Regull, el director general del INCAVI, Salvador Puig, y el concejal de Medio Ambiente, Josep M. Martí.

El director del INCAVI alabó Vilafranca como «capital del vino y punta de lanza en la innovación de la viticultura, como lo demuestra el hecho de tener una Estación Enológica con más de 100 años de historia, que nació por la necesidad de innovar en el sector «. Para Salvador Puig, ahora hay nuevos retos a los que se debe hacer frente. «El cambio climático es una evidencia y en los viñedos ya lo notamos con la presencia de plagas, el adelanto de la cosecha … son señales claras del reto que tenemos y que ya ocupa los técnicos de los centros de investigación»; valoró el proyecto «Viñas por Calor» porque saca provecho del «milagro de la vid, que es generar en 3 meses una biomasa que podemos convertir en energía”. Por su parte, el Alcalde Pere Regull afirmó que «se ha acabado el tiempo de malgastar recursos naturales. Debemos aprovechar al máximo todo lo que la naturaleza nos da. El Penedés es la capital de la vid y el proyecto Viñas por Calor quiere aprovechar este recurso para generar energía verde. Es una magnífica muestra de cooperación publico/privada entre la administración y empresas. Si no vamos juntos no saldremos adelante”.

Dentro de las diversas intervenciones en las Jornadas habló el experto en energías renovables y vicepresidente de Som Energia, Pep Puig, remarcando la importancia de dejar de utilizar energías fósiles, como el petróleo, para defender el Medio Ambiente y utilizar las renovables producidas de forma descentralizada en la proximidad del consumidor. Los representantes de la empresa municipal de Agua y Energía de la ciudad alemana de Bühl, Andreas Anton y Jörg Zimmer explicaron cómo producen, compran y distribuyen energía en la ciudad y cómo puede servir de  ejemplo para otros lugares. En el campo más tecnológico, Robert Savé, del IRTA y Pere Navarro del Centro Tecnológico Forestal, expusieron las características de esta biomasa y como se debe utilizar.

Además de los representantes de las entidades impulsoras del proyecto, que lo expusieron a los asistentes, remarcando que ya se ha conseguido lo más importante, que es demostrar que se pueden recoger los sarmientos y utilizarlos directamente por la caldera sin más manipulación y que estas calderas funcionan exclusivamente con sarmientos no manipulados, también se explicó la experiencia italiana, por parte del profesor Raffaele Cavalli y la experiencia de la Mancha a cargo de José Antonio Huertas y Enrique Ferrando de la empresa Pelets Comustibles de la Mancha SL, que transforma la biomasa de la viña en pelets  para ser utilizados a más distancia del lugar de recogida de los sarmientos.

Por su parte, Miquel A. Torres hizo un toque de alerta sobre las consecuencias del cambio climático para la viticultura y animó a hacer un tratamiento sostenible en todo el círculo de la vid, apostando claramente por las energías renovables y haciendo una dura crítica de las trabas que lo impiden plenamente. En el mismo sentido se manifestó el Vicepresidente de la Diputación, Dionís Guiteras ofreciendo el apoyo de la Institución al proyecto y la Secretaria General de la Red Europea de Ciudades del Vino, Carme Ribes, animando a la transferencia de conocimientos  entre ciudades.

Los participantes conocieron las experiencias que ya estan en marcha en el Distrito de Calor de La Girada y cavas Vilarnau, y visitaron las bodegas Pinord y Torres.