A finales del mes de marzo visitaron el proyecto VIÑASxCALOR una delegación de técnicos de las empresas asociadas al proyecto LIFE SARMIENTO, de la zona murciana de la D.O. Bullas, encabezada por Juan José Pajares de la cooperativa vitivinícola El Rosario, junto con Cristóbal Sánchez de Microgaia Biotech y Meissa Garcia de Eurovértice Consultores. El objetivo del proyecto es evitar la quema de la poda en la misma viña, sin ninguna utilidad, lo que provoca problemas medioambientales como la emisión de gases de efecto invernadero, el riesgo de incendios forestales o la destrucción de materia orgánica necesaria para los suelos de zonas áridas.

Este proyecto, que tiene la similitud con VIÑASxCALOR de aprovechar los restos de la poda de la viña, se basa en la valorización de esta poda transformándola en compuesto de calidad con propiedades bioestimulantes que se puede utilizar como soporte orgánico de los propios viñedos. Así pues este proyecto quiere reducir el impacto de la quema en la viña de los restos de la poda, mejorando la resiliencia del suelo, introduciendo la economía circular y reduciendo el uso de fertilizantes químicos.

La delegación fue recibida por los responsables del proyecto VIÑASxCALOR del Ayuntamiento de Vilafranca, Jordi Cuyàs, Laura Carbó y Carmen Ribes, visitaron el Distrito de Calor de la Girada, vieron el sistema de recogida de poda con los responsables de NOU VERD Ton Grau y Camil Rahola y visitaron las instalaciones de Cavas Vilarnau para comprobar sobre el terreno el proyecto de utilizar los restos de la poda de la vid para producir energía térmica.