Desde el principio del proyecto nos hemos propuesto que los sarmientos que provienen de los trabajos de la poda de las cepas estén en las mejores condiciones posibles para hacer de combustible sin necesidad de ningún otro tratamiento. Por ello, adquirimos una máquina recogedora de la poda que ya está en el suelo (tanto si la viña tiene las cepas de forma tradicional como si están emparradas), prácticamente desconocida aquí hasta ese momento, y empezamos a desarrollar un prototipo para hacer la prepoda a las cepas emparradas sin que ésta caiga al suelo y, ya picada, se recoja en el tractor.

Este prototipo entendemos que debe ser ligero y acoplable en un tractor para abaratar gastos y hacerlo asequible a muchas zonas y empresas vitícolas. Durante la poda de 2016, se hicieron las primeras pruebas con un resultado aún no satisfactorio, ya que no recogía una parte de la prepoda que caía al suelo.

Durante este tiempo, se han hecho una serie de mejoras en la máquina, básicamente poniendo un aspirador mucho más potente e introduciendo un nuevo cortante en el proceso, por lo que los trozos de sarmiento son mucho más pequeños. Recientemente, se han hecho las primeras pruebas en un viñedo de Vilafranca del Penedès, con un resultado muy positivo pero que se cree que todavía se puede mejorar; por lo que durante las próximas semanas se irán haciendo modificaciones y pruebas hasta llegar a disponer de una prepodadora útil para los objetivos del proyecto.