El pasado día 25 de noviembre se celebró una Jornada Técnica, en el marco del Plan Anual de Transferencia Tecnológica del departamento de Agricultura de la Generalitat de Cataluña, en el que el  proyecto “Viñas por calor” expuso la viabilidad de aprovechar la poda de las viñas para generar energía térmica en calderas, tratando esta biomasa como un recurso y no como un residuo.

En el marco del proyecto LIFE “Viñas por Calor”, el Ayuntamiento de Vilafranca organizaba conjuntamente con el Centro Tecnológico Forestal de Cataluña, una jornada técnica sobre el uso y aprovechamiento de biomasa procedente de los sarmientos de viña. La jornada, que tenía lugar en el edificio de la  Enológica, ha contado con la participación de más de una cuarentena de personas, muchas de ellas del sector vitivinícola, conjuntamente con profesionales del sector que han analizado técnicamente la biomasa procedente de la viña, remarcando su capacidad de generar energía como el resto de la biomasa, así como las condiciones técnicas que hay que tener en cuenta en la alimentación de las calderas.

Desde el Centro Tecnológico Forestal de Cataluña y, concretamente, desde el área de aprovechamiento de maderas y biomasa, Mireia  Codina fue la responsable de hablar de las particularidades de los sarmientos de viña como combustible para calderas de potencia mediana o grande.

Desde el Ayuntamiento de Vilafranca insisten en el enorme potencial que podría tener generar energía kilómetro cero con lo que ahora es un residuo de la actividad agraria; no sólo en el Penedès, sino también en otras regiones vinícolas. Al acto asistieron diversos responsables de las entidades asociadas al proyecto, como el Presidente de Covides, Joan Marcé y los Gerentes de Innovi, Nou Verd y Covides.