El proyecto VIÑASxCALOR, impulsado por el Ayuntamiento, las Cooperativas NOU VERD y COVIDES, y el Clúster del Vino INNOVI, se puso en marcha en 2014 con una medida significativa para garantizar su continuidad: la modificación de los Estatutos de la sociedad municipal de Aguas (EMAVSA) para que pudiera operar como empresa de servicios energéticos. Durante todo este tiempo, el proyecto ha ido demostrando su viabilidad técnica y económica y ahora, llegando casi al fin de su vinculación con el Programa LIFE de la Unión Europea, el Pleno del Ayuntamiento ha dado el paso definitivo al aprobar, el día 28 de marzo de 2017, la memoria de la actividad económica consistente en “cerrar el círculo de la vid utilizando los sarmientos para generar energía térmica a través de calderas de biomasa, con el objetivo de disminuir el dióxido de carbono (CO2) que genera el sector vitivinícola y desarrollar el uso de energías renovables “. Esto se hará a través de “la sociedad mercantil municipal EMAVSA, mediante una encomienda de gestión como medio propio instrumental y servicio técnico perteneciente al Ayuntamiento”.

Esto significa que la empresa municipal de Aguas (EMAVSA) ya no sólo gestionará el ciclo del agua sino que producirá y comercializará energía térmica renovable, gestionando el actual Distrito de Calor y comenzando su ampliación hacia otros equipamientos y previendo el crecimiento hacia otras zonas de la ciudad. Con este acuerdo, que da cumplimiento a uno de los compromisos establecidos con el Programa LIFE, Vilafranca opta por el modelo centroeuropeo de empresas municipales de servicios que ofrecen a la población aquellos servicios básicos de forma respetuosa con el medio ambiente y que, al mismo tiempo, hacen la ciudad más innovadora y competitiva.