Alcalde Pere Regull: “es el círculo perfecto: canalizamos la quema de sarmientos del territorio, la tarea social es para empresas de inserción social, evitamos el dióxido de carbono y lo transformamos en energía que posteriormente nos ahorramos”.

El Ayuntamiento de Vilafranca ha dado luz verde definitiva el 23 de enero a la generación y comercialización de energía térmica a través de la Empresa Municipal de Aguas de Vilafranca (EMAVSA), tras someterlo a votación durante el pleno de este martes por la noche y que únicamente contó con la abstención del PP. Este fue el punto más destacado de la primera sesión plenaria de 2018.

Respecto a la nueva función de EMAVSA, el alcalde Pere Regull destacó que “es el círculo perfecto: canalizamos la quema de sarmientos del territorio, la tarea social es para empresas de inserción social, evitamos el dióxido de carbono y lo transformamos en energía que posteriormente nos ahorramos”.

Desde el equipo de gobierno también se remarcó que las tarifas de la empresa municipal se corresponderían con un “precio justo”.