El pasado mes de marzo, la Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Vilafranca acordó aprobar el expediente de contratación de las obras e instalaciones de desarrollo, suministro y actuaciones posteriores, de una caldera de biomasa que utilice como combustible el sarmiento de la viña, junto con las obras de la red de distribución de calor a una serie de equipamientos públicos del barrio de La Girada, situando la caldera al lado del Archivo Comarcal. De las muchas empresa que se presentaron al concurso, el Ayuntamiento, siguiendo las bases del procedimiento restringido, seleccionó 5 en función de su experiencia en redes de calor y en utilización de biomasa de la viña o agrícola, que presentaron un proyecto básico de la instalación, de los cuales se seleccionado uno para realizar el proyecto definitivo, que incluye la adaptación interior del sistema de calefacción de algunos de estos equipamientos.

Está previsto que la empresa seleccionada, una UTE constituida al efecto, presente a finales de verano el proyecto definitivo y se realice la construcción de la red y de las instalaciones de la caldera, depósito y sistema de acopio de material durante el otoño, de manera que esté en funcionamiento el próximo invierno, dando servicio al Archivo Comarcal, la Escuela Dolors Piera, el Centro de Recursos Pedagógicos y el jardín de infancia Lola Anglada, aparte de estar preparada la red para dar servicio tanto al nuevo instituto, en cuanto se ponga en marcha, como a los Juzgados si se llegara a un acuerdo. Coincidiendo con la puesta en marcha de la red de calor, está previsto que se realice en Vilafranca un Simposio Europeo con ciudades de regiones vitivinícolas adheridas a RECEVIN (Red Europea de Ciudades del Vino) y socios de diferentes iniciativas europeas interesadas en aprovechar la poda de la viña y reducir el C02 que genera el sector del vino.

El proyecto que ha sido seleccionado prevé una instalación que pueda ser visualizada por la ciudadanía, de manera que vamos avanzando en la idea de que hay que preservar el Medio Ambiente, reduciendo la producción de CO2 y produciendo nuestra propia energía, aprovechando desde el calor del sol hasta la biomasa de proximidad que se produce junto con la uva. Asimismo, este proyecto propone una caldera de mayor potencia de la prevista, por lo que se podrán unir otras instalaciones en el futuro si así se decide.

Además de este proyecto, que está en el marco del programa europeo LIFE, el Ayuntamiento de Vilafranca ya está preparando otros proyectos de generación de calor mediante biomasa de la viña en otros lugares de la ciudad de alto consumo calorífico.